3 Días en la Amazonía

Siempre que pensábamos en la selva ecuatoriana, soñábamos con tener una experiencia en alguna comunidad, aprender de otras culturas, caminar en la selva, ver insectos enormes y vivir algo inolvidable y lleno de aventura.

Cuando llegamos a Tena nos pusimos en contacto con Raft Amazonía que estuvieron encantado de trabajar con nosotros, así que se estaba dando lo que tanto habíamos imaginado.

DÍA 1

El primer día, nos levantamos con lluvia torrencial  y fuimos a dejar la combi en un estacionamiento. Desde el estacionamiento a la agencia había 2 cuadras, pero llovía como si no hubiese un mañana, así que nos hicimos sopa (literal chorreabamos agua), ahí conocímos a Jose, el guía y a Brandon y Eva que serian nuestros compañeros de aventura por tres días.

El Equipo completo!
El equipo completo

En una 4×4 nos fuimos hasta las cabañas, aproximadamente cuarenta minutos después por camino de selva, llegamos.

Ni ahí nos esperábamos un lugar tan lindo.  Las cabañas son de madera, sencillas pero hermosas. Había unas hamacas paraguayas para descansar, y es nuestra habitación teníamos baño privado y una ventana con vista a la selva.

Después de acomodarnos, nos pusimos las botas, preparamos las mochilas y salimos a la primer caminata.

Mientras nos acercábamos al punto donde nos íbamos a adentrarnos en la selva para conocer las cascadas Pimpilala, Jose nos iba contando acerca de las plantas medicinales, de frutas, de bichos y de cosas que íbamos encontrando por el camino.

La caminata a las Cascadas fue toda una aventura, escalamos, cruzamos el río, nos mojamos, subimos por la cascada agarrados de sogas, caminamos por la selva, vimos hormigas enormes, arañas, tucanes, nadamos y nos divertimos mucho.

En total fueron 4 cascadas, en todas pudimos bañarnos y nadar un rato.

A la vuelta, volvimos por otro camino, conocimos la selva secundaria, súper cerrada, súper verde, súper húmeda.

No hay fotos que le hagas justicia a semejante experiencia.

A la vuelta nos esperaban con el almuerzo, riquísimo! Después de almorzar, descansamos un rato en las hamacas escuchado el sonido de la lluvia.

Por que la selva es así, un rato llueve y a los cinco minutos sale el sol. Increíble.

Como Eva y Brandon esa noche iban a hacer el ritual de la Ayahuasca, la siguiente actividad fue prepararla. Jose fue a buscar las llamadas Lianas Sagradas y nos enseñó como pepararla y cocinarla.

Pasamos el resto de la tarde ahí, charlando, yendo un rato a las hamacas y relajando.

Cocinando la Ayahuasca

Tipo 7 cenamos (los ingleses no, ya que hay que tenes el estómago vacío para hacer el ritual) y nos sentamos alrededor de la fogata a esperar que oscurezca, tomamos un poco de alcohol de caña y  disfrutamos de la selva de noche.

No les vamos a dar muchos detalles, solo contarles que la selva de noche es MAGIA.

DÍA 2

El segundo día, nos levantamos temprano y tomamos un desayuno súper potente y bien típico de la zona.

Después nos preparamos y nos fuimos a caminar.

Cruzamos el río en Tarabita, llegamos al otro lado y seguimos caminando por un camino que se iba haciendo cada vez mas selvático.

En el camino, Jose nos enseñó a “tejer” con hojas y a hacer artesanías, también nos explicó de yuyos y plantas medicinales. Vimos insectos, cruzamos el río varias veces y conocimos nuevas cascadas.

La excursión estuvo llena de aventura, ya que el río estaba bien crecido y teníamos que ir agarrándonos entre nosotros para que no nos lleve la corriente, por momentos daba un poco de miedo.

Cuando llegamos a la última cascada pudimos nadar y pasamos una mañana muy linda.

A la vuelta nos esperaban con el almuerzo y después un poco de relax en las hamacas.

Mas tarde, fuimos a aprender sobre el proceso de hacer chocolate e hicimos nuestro propio chocolate!

Estuvo muy buena la experiencia y además probamos nuestro chocolate (no es como el que venden en el kiosco, pero estuvo buena aprender).

Después nuevamente salimos a caminar un rato más, los ingleses practicaron la pesca deportiva. Nosotros no porque no estamos de acuerdo con esas prácticas.

Nos parece horrible, solo por diversión lastimar al animal y luego devolverlo al agua. Así que nos quedamos en un costado.

Más tarde los chicos hicieron una caminata nocturna por la selva. Nosotros tuvimos que volver a Tena porque me agarró infección urinaria, así que directo al hospital,  a hacerme análisis y a comprar medicamentos.

Atardece

DÍA 3

El tercer día (ya me sentía bastante mejor), era de rafting!

Tipo 9 nos encontramos con los chicos, nos preparamos con el equipo correspondiente y escuchamos la charla de seguridad, que fue MUY completa y que por momentos daba miedo! Jaja!

Nos subimos al bote y arrancó la aventura! Para nosotros, fue lo mejor de toda la experiencia.

Nunca imaginamos tantas olas en el río. Fue espectacular. Nos divertimos, nos reimos, nos mojados y la pasamos de diez.

Hicimos dos paradas, una para nadar en el río (yo no pude, por la infección) y otra para almorzar.

Almorzamos burritos ecuatorianos que prepararon los guías y estaban riquísimos. También tuvimos un rato para descansar al solcito.

Vimos unas paisajes alucinantes, el río, la selva, las montañas, todo. Es mágico e inolvidable.

Llegamos a Napo como a las 2 de la tarde, donde nos pasaron a buscar y nos dejaron en la agencia.

Fue una experiencia única que sin dudas recomendamos!

Gracias Raft Amazonía por esta experiencia!

2 respuestas a “3 Días en la Amazonía”

  1. Hola Chini!!! Genial la experiencia! Me encanta!!!

    1. Hola! Fue una experiencia increible 🙂 Saudos!

Deja una respuesta