Quito y Guayaquil: ¿Qué ver y qué hacer?

Tengo que confesar que no soy muy de las ciudades grandes, siempre prefiero la naturaleza, un lago, la playa, las montañas, un pueblo. Pero en este viaje me propuse hacerle frente al estrés que me genera andar con la combi por las grandes ciudades y conocerlas.

Circular con tu casa a cuestas en lugares grandes suele ser bastante estresante, estacionar, el tráfico, el ruido, donde dormir, es todo un tema. Pero eso no me impidió conocer las dos ciudades más grades de Ecuador: Quito y Guayaquil.

QUITO

Fui a Quito en dos oportunidades, una vez con mi familia y otra vez sola, antes de cruzar a Colombia.

Es una ciudad enorme y hermosa. ¿Qué no te podés perder en Quito?

  • El Centro Histórico: bellísimo, enorme, ordenado, con estilo colonial y una arquitectura increíble.
    No se pierdan de caminar y perderse por sus calles.
Caminando por las calles de Quito
  • La Basílica del Voto Nacional: esta basílica es una cosa de locos. Te vas a quedar con la boca abierta ante semejante obra arquitectónica.
    Para poder conocerla por dentro, te cobran entrada: sale 2 uSD para entrar y 2 Usd más si querés subir a las torres. Lo cual recomiendo ya que desde ahí se tiene una vista increíble de toda la capital de Ecuador.
  • El Teleférico, si bien la entrada es un poco cara (8 USd), la vista que se tiene de allá arriba es inmejorable. Si tienen suerte y está despejado pueden ver los volcanes: el Cotopaxi y el Quillotoa. Nosotros subimos de día y bajamos de noche. Ver Quito desde lo alto e iluminado es una locura.

Donde termina el teleférico, hay un bar y se pueden hacer unas caminatas, nosotros no fuimos porque hacía MUCHO frío. Optamos por tomar un chocolate caliente mientras veíamos el atardecer y como se iban prendiendo las luces de la ciudad.

  • La Mitad del Mundo: la entrada cuesta 5 uSD y 3 uSd el estacionamiento. Nosotros fuimos a la mañana y nos quedamos hasta la tarde. Hay un museo, la famosa línea para sacarse muchas fotos, un mirador, lugares para comer y bastante para conocer, sentarse, descansar y disfrutar del día.
  • Parque La Carolina: acá fuimos la segunda vez que estuvimos en Quito, con la idea de dormir en el Parque, pero ya no dejan dormir ahí a los viajeros. Nosotros dormimos en una estación de servicio que está cerca del parque. El parque es ENORME, tiene un lago, miles de puestos de comida típicas (nosotros probamos el Cevichocho), jugos, helados, postres. Muchos lugares para caminar, hacer gimnasia, dan clases de zumba, hay puestos de artesanías, música, de todo. Nosotros pasamos todo un finde vendiendo y nos fue muy bien!
  • TIP: si se tienen que cortar el pelo en Quito, recomendamos The Barber Club, una barbería increíble, que hasta tiene un bar adentro.
Mitad del Mundo en Familia

GUAYAQUIL

También estuvimos dos veces en Guayaquil.

La primera vez con mi familia: en esta ocasión nos hospedamos en el Barrio Las Peñas, que nos encantó y es uno de los barrios más lindos de Guayaquil (y más seguros).

Llegamos justo para los festejos del Aniversario de Guayaquil, así que era un mundo de gente, música, puestos de comida, de artesanías, de todo. Si algo que amo, es llegar justo a u lugar en fechas especiales, y poder sentirme parte de los festejos, junto con la ente local.

Pasamos la tarde paseando y tomando raspados y a la tardecita subimos hasta el Faro.

Nos encantó el Cerro Santa Ana, con sus construcciones de colores. Desde el Faro se tiene una vista increíble de la ciudad.

Caminando por el Cerro Santa Ana

Cuando fuimos solos, la segunda vez, dormimos en dos lugares: en el Barrio Las Peñas, cerca del Malecón, que hay un estacionamiento que los fines de semana es gratis! Y en el Parque Samanes.

También aprovechamos para caminar y conocer la ciudad, pasamos por el centro, por el malecón y por el parque.

  • TIP: Si se quieren poner lindos en Guayaquil, tenemos dos recomendaciones: La Barbería             y el Salón de Belleza de Melissa Pogo, en el Barrio las Peñas, me dejaron el pelo y los pies de princesa, me encantó como me mimaron y el salón es un sueño, les va a encantar.

CONCLUCIÓN: estoy muy feliz de conocer estas dos grandes ciudades de Ecuador.

Con respecto a Guayaquil, antes de ir la gente nos decía de todo: que nos iban a robar, a matar, a secuestrar,  a romper los vidrios de la combi, que no vayamos.

Menos mal que no le hicimos caso, si no, nos hubiésemos perdido de conocer una ciudad que nos pareció hermosa y moderna.

Si bien a la tarde el calor era bastante insoportable, cuando bajaba el sol, el clima era ideal para pasear.

Si están en Ecuador no se pierdan de conocer estas dos ciudades hermosas, cada una tiene lo suyo y vale totalmente la pena conocerlas.

Deja una respuesta